Blog

Vender tu piso alquilado: estrategias para propietarios



Es normal cuestionarse si es posible vender un piso alquilado, pero la respuesta es afirmativa. Sin embargo, es crucial seguir los procedimientos adecuados y mantener una comunicación efectiva con el inquilino. La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) contempla la venta de inmuebles alquilados, aunque el inquilino tiene derecho a permanecer en la propiedad hasta que finalice el contrato.

 

Cómo vender un piso con inquilino

Vender una propiedad con inquilinos puede ser un proceso delicado, razón por la cual es necesario contratar los servicios de una agencia inmobiliaria como AS Real Estate. Primero que todo, es vital comprender que desalojar al inquilino no es una opción. De acuerdo con la LAU, el contrato de arrendamiento se subroga a favor del comprador.

Por ende, el inquilino tiene derecho de adquisición preferente, a menos que haya renunciado expresamente a este derecho en el contrato de arrendamiento. Además, puede negarse a recibir visitas, lo cual puede resultar complicado para el proceso de venta. Por lo tanto, mantener una buena relación con el inquilino es fundamental.

Una estrategia podría ser negociar con el inquilino para que abandone la propiedad, aunque no está obligado a hacerlo. En caso de aceptar, es común que solicite una indemnización económica. Otra opción es vender la propiedad a un inversor, quien asumiría el contrato de arrendamiento.

Es esencial notificar al inquilino sobre la venta de la vivienda. Aunque no se requiere una autorización legal, enviar una nota por escrito especificando el precio, la fecha prevista de la venta y las condiciones es crucial. El inquilino tiene 30 días para responder y 180 días para cerrar la operación si decide comprar la propiedad.

En algunos casos, no es obligatorio notificar al inquilino sobre la venta si renuncia al derecho de adquisición preferente, si se venden múltiples propiedades en un mismo edificio, o si el contrato se rige por normas antiguas que no permiten renunciar a este derecho.

El inquilino puede negarse a recibir visitas, lo cual puede dificultar el proceso de venta. En cuanto al precio de la vivienda, si el inquilino no acepta abandonar la propiedad y se vende a un inversor, este puede variar ligeramente dependiendo de la rentabilidad del alquiler.

En caso de ejecución hipotecaria, el contrato de arrendamiento sigue vigente, aunque el nuevo propietario será el banco o el comprador en caso de venta. En resumen, vender una propiedad con inquilinos implica seguir ciertos pasos legales y mantener una comunicación clara y transparente con el inquilino.

 

 

¿Y si ya ha finalizado el contrato de arrendamiento?

Establecer un precio justo es esencial para atraer a los compradores adecuados y completar la venta en un plazo razonable. Investigar el mercado y consultar información actualizada sobre precios similares puede ayudar a establecer un valor competitivo.

Asimismo, preparar toda la documentación necesaria con anticipación puede agilizar el proceso de venta. Tener los documentos de propiedad, certificados de pagos y certificados energéticos listos para presentar a los posibles compradores puede generar confianza y facilitar la transacción.

Por otro lado, seleccionar el canal de venta adecuado es un paso importante en el proceso de venta de una casa. Publicar un anuncio en internet, a través de portales inmobiliarios, es una opción moderna y efectiva. También se pueden considerar otras alternativas. Es muy recomendable delegar la tarea en una agencia inmobiliaria, aunque es crucial negociar la exclusividad para evitar que la propiedad se pierda entre otras ofertas.

Llevar a cabo una presentación visual atractiva es esencial para captar la atención de los posibles compradores. La calidad de las fotografías juega un papel crucial en esta etapa. Es importante recopilar consejos sobre cómo tomar buenas fotos, enfocándose en aspectos como la luz y la perspectiva. Evitar el uso de flash y optar por la iluminación natural puede mejorar significativamente la presentación de la propiedad.

Además de las imágenes, el texto del anuncio también es relevante. Debe proporcionar una descripción precisa de la vivienda, así como detalles sobre el entorno y los servicios disponibles en la zona. Este enfoque completo puede influir positivamente en la decisión de compra de los interesados.

Cabe señalar que realizar pequeñas reformas puede aumentar el valor de la propiedad y hacerla más atractiva para los compradores potenciales. Invertir en reparaciones puede mejorar tanto el precio como el interés por parte de aquellos que buscan una casa lista para habitar.

Despersonalizar el inmueble es otra estrategia importante para atraer a un público más amplio. Eliminar elementos personales y optar por una decoración neutra puede facilitar que los posibles compradores se imaginen a sí mismos viviendo en la vivienda.

Y, por último, es esencial mantener una perspectiva realista sobre los plazos, sin importar la prisa que se tenga. En grandes capitales o ciudades con alta demanda, el proceso de venta generalmente lleva entre tres meses y medio y seis meses.


f.elconfidencial.com_original_672_cfe_dac_672cfedac33be7fd357c5d3ec9dbab79.jpg 



IMAX.ContactoNoticias

Conoce los servicios que ofrece AS Real Estate

Rellena este formulario y un asesor especializado contactará contigo.

IMAX.FacebookFeed

¿Quieres estar al tanto de todas las novedades?

Síguenos en nuestro perfil de Facebook y no te pierdas nada

Text/HTML

A

Contáctanos

Te llamamos gratis

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.
Espere por favor...
Servicios
Sobre AS Real Estate
 
914 89 93 84