Pisos en venta: oportunidades tras el alquiler

Poner un piso en venta es la mejor decisión tras el alquiler. En los últimos años, el número de hogares en régimen de arrendamiento ha crecido de manera significativa en España, y han sido muchos los propietarios que se han lanzado a alquilar su vivienda sin tener en cuenta los inconvenientes que conlleva esta operación, entre ellos el impago.

El número de inquilinos morosos no para de crecer, sobre todo en grandes ciudades como Barcelona y Madrid. Una situación que en muchos casos se convierte en una auténtica pesadilla para los propietarios, ya que pueden tardar meses, e incluso años, en recuperar su vivienda y cobrar la cantidad adeudada.

A esto hay que sumar los posibles problemas con los vecinos por actividades molestas o el incumplimiento de alguna de las cláusulas del contrato de arrendamiento, como la prohibición de fumar o de subarrendar habitaciones. Es cierto que el alquiler ofrece unos ingresos regulares y una gran rentabilidad, pero muchas veces no compensa por todos los inconvenientes que se pueden presentar.

Por lo tanto, para vivir tranquilo y sin la incertidumbre de si el inquilino pagará la renta el mes siguiente, la mejor decisión que puedes tomar es vender el inmueble. Ni siquiera tienes que esperar a que el contrato de arrendamiento llegue a su fin porque la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) permite vender un piso alquilado.

Ahora bien, hay una serie de plazos y trámites que se deben cumplir. En caso de que el inquilino rechace la oferta de compra, no puedes desalojarle porque el contrato de alquiler sigue vigente. Así, la única alternativa es venderle el piso a un inversor, de manera que el mercado potencial se reduce considerablemente.

Errores que cometen los particulares al vender su vivienda

Si quieres llevar a cabo la venta de tu piso alquilado de forma exitosa, debes contratar los servicios profesionales de una agencia como AS Real Estate. Con más de 15 años de experiencia y más de 10.000 operaciones gestionadas, nos encargamos de todo el proceso de venta, desde el estudio de mercado y la tasación inicial hasta la preparación de la documentación y la firma en la notaría.

Quizá en un primer momento creas que puedes ocuparte tú mismo de la venta del piso con inquilino, pero muy pronto te darás cuenta de que el mercado inmobiliario es complejo y apto solo para profesionales. Son muchos los errores que con frecuencia cometen los particulares al vender un inmueble, y estos son algunos de los más comunes:

  • Precio: uno de los principales errores es poner un precio demasiado alto o bajo. En el primer caso, seguro que los compradores se decantan por otras viviendas de la zona con características similares que tengan un precio más bajo. Y, si pones un precio inferior al de mercado, pensarán que tiene algún defecto oculto.
  • Desperfectos: uno de los factores que los potenciales compradores tienen más en consideración tiene que ver con el estado del inmueble. Seguro que son muy pocos los interesados en el piso si tiene goteras, ventanas que no cierran bien o paredes que necesitan una buena mano de pintura. Es necesario arreglar estos desperfectos antes de poner el inmueble a la venta.
  • Primeras ofertas: existe una tendencia generalizada a rechazar a los primeros interesados en la vivienda creyendo que posteriormente llegarán ofertas mejores. Pero en muchos casos no es así, así que no hay ninguna razón para rechazar la primera oferta si es buena.

 

Alquilar piso con inquilino

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) establece que el inquilino tiene derecho de adquisición preferente. Por lo tanto, cuando decidas vender tu casa, tienes que informar al inquilino de ello. Para evitar posibles conflictos y malentendidos, hazlo a través de una comunicación escrita, informándole de cuáles son las condiciones de compra del inmueble.

Una vez el arrendatario recibe la notificación, tiene un plazo de 30 días hábiles para decidir si quiere comprar o no el inmueble. Si su respuesta es afirmativa, tenéis que formalizar la operación en un plazo de 180 días. En caso de que no quiera comprar el piso, no te preocupes porque en la actualidad hay muchos inversores que buscan viviendas alquiladas para sacarles rentabilidad.

El hecho de que ya haya un inquilino en ellas es un gran punto a favor porque asíse aseguran de empezar a recibir ingresos desde el primer momento. Además, evitan tener que perder tiempo y esfuerzo en la búsqueda de un inquilino porque este ya reside en la vivienda.

Ahora bien, recuerda que tienes prohibido entrar en la vivienda sin el permiso del inquilino para enseñárselo a los posibles compradores. Por lo tanto, si este ha rechazado la oferta de compra y quieres venderle el inmueble a un tercero, tienes que negociar con el inquilino el régimen de visitas de los interesados.

Contacta con nosotros

Completa el formulario y te responderemos a la mayor brevedad

Nuevo comentario
Post relacionados

CONTÁCTANOS

Por favor, rellena los campos

¿Cómo podemos ayudarte?

Por favor detalla tu solicitud

A través de la marcación de la presente casilla, acepto de forma expresa las condiciones descritas en la Política de Privacidad