El impuesto de sucesiones cómo afecta en la venta de una casa

Hay quienes consideran que a la hora de heredar un determinado bien inmueble con una herencia está todo hecho. Pero nada más lejos de la realidad. La herencia se trata simplemente de un documento más entre otros muchos. Lo primero para obtener el testamento es solicitar el certificado de defunción y el certificado de últimas voluntades. A continuación, hay que aceptar la herencia ante notario.  

Si es un heredero único el proceso es mucho más simple y sencillo ya que sólo debe firmar una instancia de aceptación. En cambio, si hay varios herederos, deben firmar la escritura de partición de bienes y aceptación de  herencia.  

Si la persona fallecida no ha dejado testamento y eres el heredero legitimado por ley, además de la escritura hay que hacer un acta de declaración de herederos. Para ello, hay que presentar en el notario cualquier documento que acredite el parentesco, como el libro de familia o el certificado de matrimonio, entre otros.  

Impuesto de sucesiones 

El Impuesto de sucesiones es un tributo que deben pagar los herederos tras el fallecimiento de una persona durante los 6 meses posteriores al fallecimiento. Se trata de un impuesto progresivo, de manera que cuanto mayor sea la cantidad de la herencia, el porcentaje a pagar será mayor. El importe a pagar varía según el valor del patrimonio a heredar, así como de otros factores, como los grados de parentesco.  

Vender una casa heredada paso a paso 

El primer paso para vender una casa que has heredado es acudir al notario con los siguientes documentos: certificado de defunción, testamento que te nombra a ti como heredero y escrituras del piso. De esta manera, el notario procede a formalizar la adjudicación de la herencia para que seas tú el nuevo propietario de la misma.  

Una vez formalizado el trámite anterior, debes presentar el Impuesto de Sucesiones en la Agencia Tributaria. Tienes un plazo de 6 meses para abonar el tributo desde la fecha de defunción, aunque puedes prorrogar el pago un año.  Además del Impuesto de Sucesiones también debes presentar la liquidación de la plusvalía municipal. Es un pago que hace referencia a cuánto se ha incrementado el valor del suelo desde que el anterior propietario lo compró o heredó hasta ahora.  

Para poder abonar ambos tributos, la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad Autónoma tasará la vivienda, determinado el precio del inmueble y del suelo. De esta manera, se cuantifica el importe de lo que debes pagar.  

El último paso es acudir al Registro de la Propiedad para inscribir la herencia. Es un trámite obligatorio si como heredero deseas vender la vivienda porque debes constar como propietario de la misma.  

Recuerda que en este tipo de trámites el tiempo es muy importante. Y es que si no vendes el inmueble en el plazo de un año desde que te registraste como heredero debes pagar la plusvalía municipal de nuevo.  

Declarar la venta de un peso heredado 

La venta de una vivienda se considera una ganancia patrimonial, y como tal debe tributar en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. La ganancia patrimonial es la diferencia entre el precio de venta, denominado valor de transmisión, y el declarado en el Impuesto de Sucesiones, el valor de adquisición.  

Cuando un familiar fallece y deja un peso en herencia, la venta es una de las muchas vías por las que se puede optar. Esto es habitual cuando hay varios herederos, ya que la venta es la forma más rápida y sencilla de repartir los bienes.  

 

Contacta con nosotros

Completa el formulario y te responderemos a la mayor brevedad

Nuevo comentario
Post relacionados

CONTÁCTANOS

Por favor, rellena los campos

¿Cómo podemos ayudarte?

Por favor detalla tu solicitud

A través de la marcación de la presente casilla, acepto de forma expresa las condiciones descritas en la Política de Privacidad